SketchBook_Asier_th

SketchBook Pro 6

Ya tengo mi programa favorito de esta semana (y espero que dure) Esta vez no ha sido un simulador de fluidos, ni un complejo sistema de render o de animación de multitudes sino un simple programa de dibujo.

SketchBook Pro es un programa de Autodesk que sirve para dibujar y trata de preservar la simplicidad para que la experiencia de ilustrar no se pierda entre menús, botones y atajos de teclado. Esta es una diferencia esencial respecto a otros programas mas conocidos. SketchBook Pro puede acometer esa misión gracias a que no sirve para otra cosa que no sea dibujar. Tiene una buena gama de pinceles que simulan medios reales (lápiz, aerógrafo, rotuladores, pinceles…) pero no vamos a poder hacer fotomontajes, editar vídeo o aplicar filtros o truquitos de ningún tipo.

Ideal para ilustradores de todo tipo, pero pensado en un principio para diseñadores de producto o industriales. El programa está diseñado para usarlo con una tableta gráfica o, si alcanza el presupuesto, una Cintiq. Yo, con mi Wacom Wireless me lo paso bomba dibujando con los pies sobre la mesa. La libertad de trabajar sin cables te permite dejar por un momento esa sensación de estar haciendo un trabajo de oficina y permite que vuelva el artista. Esta semana he estado haciendo unos cuantos dibujillos con este programa y creo que me voy a aficionar al tandem “SketckBook + Wacom”.

Le nueva versión, SketckBook Pro 6, tiene varias novedades destacables. Pintura sintética, reglas francesas para hacer las curvas mas precisas, un tipo de trazado similar al “Lazy mouse” de Zbrush, llamado “Regular trazo”, una paleta de pinceles completamente rediseñada y la librería de colores Copic, para que, si usas esos rotuladores, tengas la gama completa a un click de ratón.

Para los usuarios de Mac (comprándolo en la Mac App Store) y iPhone, se añade una novedad esencial, la posibilidad de sincronizar con iCloud. De manera que, cada boceto o cada apunte que hagas con tu teléfono, te encuentres donde te encuentres, podrás abrirlo en tu Mac para terminarlo de una forma cómoda, simplemente seleccionando “abrir”, desde tu menú “Archivo”.

Cuando estamos acostumbrados a tanto fuego de artificio tanto realismo, hiperrealismo y simulaciones hipercomplejas y parece que no se puede ir mas allá, lo esencial, el lápiz y el papel, es lo que perdura…aunque esta vez sea lápiz digital.

Posted in Ilustración, Software.